"Las cerezas sabían mejor después de la temporada, cuando ella las sacaba de su congelador mágico y me las ofrecía entre sus dedos blancos y fríos".

Subamos al cielo



.

Pero bajemos despacio, el golpe puede ser mortal.

Y si vuelvo a subir, quiero que sea contigo de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada