"Las cerezas sabían mejor después de la temporada, cuando ella las sacaba de su congelador mágico y me las ofrecía entre sus dedos blancos y fríos".



Mira desde abajo y le fascina.

Pero acto seguido, se convence de que sería mucho más fascinante mirar desde arriba, dejando el vértigo en el suelo y las ganas esperando, sólo un segundo, en el balcón más alto.

Invertir la escena, eso es.

1 comentario:

  1. oooh fetichista balconil! invítame el día que tengas uno así :P

    ResponderEliminar