"Las cerezas sabían mejor después de la temporada, cuando ella las sacaba de su congelador mágico y me las ofrecía entre sus dedos blancos y fríos".

Pero luego se me pasa

- Estoy segura de que aunque sólo sea a veces, preferirías que yo fuera como el resto de la gente.

Vanilla no sabe mentir. Esto puede ser una virtud. También un defecto, como por ejemplo ahora. Ella, la maldita Sivé que le conoce mejor que él mismo, lo sabe y lo aprovecha. Esta vez no dará rodeos, porque son inútiles y cansinos, y no tiene muchas ganas. Además, siempre que alarga las respuestas comprometidas se pone colorado, y luego tarda un montón en reponerse. Así que atraviesa el silencio de una carrera, rápido y tajante:

- Sí.

[...]

- Pero luego se me pasa.

Sivé casi le regala una de esas mitades de sonrisa que él cree que separa para que no se le gasten. Casi. Pero no lo hace, se guarda esa mitad por si acaso le hace falta. Ladea un poco la cabeza, eso sí, pero no de sorpresa, porque esperaba una respuesta afirmativa. A lo mejor lo que le pasa es que no ha entendido del todo lo que ha dicho Vanilla después del monosílabo rotundo. O a lo mejor sí, porque no pregunta nada más.

3 comentarios:

  1. ESTUPIDA CON VOLUNTAD DE PROPIETARIA SOBRE LAS LETRAS

    ResponderEliminar
  2. Sive, a veces, hace unas preguntas (o afirmaciones) comprometidas, y es difícil responderle.

    Me encanta la inocente respuesta de V. Es tan bonico...

    ResponderEliminar